Ir al contenido principal

La coalición de Merkel.

La canciller democristiana (CDU) Angela Merkel, junto a sus socios de la CSU bávara, logró finalmente el acuerdo de gran coalición con el partido socialdemócrata (SPD), liderado por Sigmar Gabriel.
En pocas oportunidades, en la Alemania de posguerra, se formaron grandes coaliciones: la primera entre 1966 y 1969, siendo canciller Kurt Kiesinger; la segunda, en el primer gobierno de Angela Merkel, entre 2005 y 2009. Ahora se inauguraría la tercera hasta el año 2017, con la particularidad de que en esta legislatura no estará presente el FDP, el partido liberal que suele ser socio en las coaliciones con la CDU y CSU. Como oposición en el Bundestag quedarán los Verdes (Grünnen) y la Izquierda (Die Linke).
Esta tercera gran coalición (Grosse Koalition) fortalece la postura de la República Federal Alemana y de Merkel en particular en la Unión Europea, sobre todo cuando ya hay signos visibles aunque tímidos de una lenta recuperación económica.
El eje franco-alemán sobre el que se apoyaba el proceso de construcción europea está endeble, no sólo porque la nación germana sigue siendo el motor de la economía del Viejo Continente, sino porque Francia no logra salir de su mal desempeño económico y su presidente, François Hollande, es una decepción para sus conciudadanos, tal como lo reflejan las encuestas de opinión. La urdimbre tejida por Charles De Gaulle y Konrad Adenauer para recuperar el prestigio europeo tras la segunda guerra mundial, aliando a dos países que estuvieron enfrentados, tenía un objetivo político y económico, haciendo frente a dos superpotencias emergentes: Estados Unidos y la Unión Soviética. Si bien hoy el escenario es sustancialmente diferente a aquel mapa de la guerra fría, el contrapeso galo era bien recibido por muchos europeos occidentales. 
La Alemania de hoy no es la del pasado imperial, racista y expansionista; es ahora una democracia parlamentaria con una sólida economía de mercado y que ha demostrado su capacidad de liderazgo en la crisis europea. Aun cuando Angela Merkel siga como canciller un tercer período, los equilibrios institucionales en la República Federal Alemana y en la Unión Europea son lo suficientemente estables para que ninguno de los actores pueda imponer su opinión sin atender a los demás. En las circunstancias que atraviesa Europa, es auspicioso que Merkel haya tenido un respaldo claro de la ciudadanía, ya que la Unión Europea necesita exhibir una posición fuerte frente a una Federación de Rusia cada vez más autoritaria y un gobierno de Estados Unidos desprestigiado por sus errores políticos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El desafío de Córcega.

Por Ricardo López Göttig

El Mediterráneo, quizás el mar en donde se ha vivido la mayor cantidad de batallas de la historia humana, viene padeciendo el azote de tormentas nacionalistas con afanes de independencia. 2017 fue el año de Cataluña, 2018 puede ser el de Córcega. Todos estos intentos de procesos de emancipación pretenden ser lineales y simples: el pretérito humano no lo es, porque es el resultado de entrecruzamientos, quiebres, desplazamientos, contextos.
En diciembre de 2017, se celebró en la isla de Córcega un plebiscito en el que se consultaba sobre la fusión de los dos departamentos, Haute-Corse y Corse-du-Sud, en una sola colectividad territorial única. El resultado fue positivo y el 2 de enero entró en funciones de la mano de las fuerzas políticas autonomistas e independentistas. Los nacionalistas ganaron en diciembre 41 de las 63 bancas de la Asamblea territorial, y eligieron al líder independentista Jean-Guy Talamoni (partido Corsica Libera) como presidente de esa cámara…

Alivio alemán, pesadilla italiana.

Por Ricardo López Göttig

Durante el pasado fin de semana, los europeos salieron de la preocupación por la formación del gobierno de Gran Coalición en Alemania, para entrar en la pesadilla italiana. 
Finalmente, tras varios meses de negociaciones con varios partidos políticos, en la República Federal Alemana se reeditará una cuarta Gran Coalición entre la Democracia Cristiana (CDU-CSU) con la socialdemocracia (SPD). Dentro del partido de centroizquierda se celebró un plebiscito, que arrojó un 66% a favor de un tercer gobierno en coalición con Angela Merkel. Desde las elecciones generales de septiembre de 2017 hasta ahora, la CDU primero intentó formar una coalición con liberales y verdes pero, dadas las grandes diferencias, viró hacia una nueva Gran Coalición con los socialdemócratas. A pesar de la resistencia interna, los afiliados dieron su visto bueno, lo que da alivio a Alemania y a la Unión Europea.
Sin embargo, el domingo también fue escenario de una rara elección parlamentaria en I…

¿Zeman otra vez? La primera vuelta de la elección presidencial checa.

Por Ricardo López Göttig

En la segunda elección presidencial por voto directo, el actual presidente Miloš Zeman compitió con otros ocho candidatos por el quinquenio 2018-2023. Los primeros mandatarios anteriores de la República Checa, Václav Havel y Václav Klaus, habían sido elegidos por el Parlamento. De extracción socialdemócrata, Miloš Zeman fue primer ministro en los años noventa en un gobierno de minoría, y que había logrado un "pacto de tolerancia" con el conservador Klaus, entonces en la oposición y su antecesor en el cargo. Luego Zeman rompió con su partido socialdemócrata ČSSD y jugó de líbero en la política checa. En 2013 se postuló a la presidencia y en la segunda vuelta compitió con el conservador Karel Schwarzenberg, un antiguo disidente amigo de Havel. En esta ocasión, Zeman recibió el apoyo de Klaus quien, además, lanzó una batería de denuestos contra Schwarzenberg por su origen austríaco, en una fuerte atmósfera de discurso antialemán. Una vez más, Klaus y Zem…