Ir al contenido principal

Trump, Romney y el 2018


Por Ricardo López Göttig

El presidente Donald Trump ha expresado su respaldo para las elecciones primarias del Partido Republicano a Mitt Romney, quien ya ha anunciado que competirá por una banca en el Senado por el Estado de Utah. Mitt Romney fue el candidato presidencial republicano frente a Barack Obama en 2012, cuando el demócrata fue por su reelección. Había sido gobernador de Massachusetts en 2003-2007, en donde demostró su capacidad como administrador en un Estado tradicionalmente inclinado a los demócratas. Sus credenciales en las esferas privada y pública lo ubicaron como un candidato fuerte, que ya había hecho su primera incursión en las primarias presidenciales republicanas en 20o8, infructuosamente, frente al más experimentado John McCain. Se desempeñó muy bien en los debates presidenciales, pero no alcanzó.
Mormón, empresario millonario, muy popular en Utah por haber organizado las olimpíadas de invierno de 2002, Mitt Romney vuelve al primer plano de la política estadounidense al buscar un curul en la cámara alta. Cuando en las primarias republicanas del 2016 comenzó a emerger la candidatura de Trump, un outsider para el partido de Lincoln y Reagan, muchos miraron hacia Romney en busca de una alternativa que pudiera detenerlo. El ex gobernador fue la cara visible del movimiento #NeverTrump, 
pero no volvió a presentarse. 
En esa curiosa coalición electoral que es el Partido Republicano, Mitt Romney es visto como uno de los moderados. Trump, tras ser electo presidente, tuvo algunas reuniones con Romney y se barajó su posibilidad de que fuera el Secretario de Estado, lo que finalmente no ocurrió. 
En noviembre se realizan las elecciones de medio término en Estados Unidos, cuando se renueva la totalidad de la Cámara de Representantes (diputados) y un tercio del Senado, además de algunas gobernaciones. Es, además, el inicio de la próxima carrera presidencial, cuando los jugadores se ubican y observan sus posibilidades. En ese contexto, Donald Trump naturalmente quiere tener un resultado electoral favorable, como lo haría cualquier primer mandatario, en busca de su reelección en 2020. ¿Es que Mitt Romney busca su revancha? Demasiado pronto para decirlo. Lo que sí es seguro, es que Romney ganará fácilmente la banca en Utah, por lo que sería una torpeza de Trump buscar un candidato alternativo. Por otro lado, Romney no confrontará con el presidente Trump, aunque sí marcará sus diferencias y su propia agenda. Los partidos políticos de Estados Unidos son dinámicos, competitivos, y los presidentes están muy lejos de tener un control férreo sobre estas agrupaciones como ocurre en otras democracias. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El desafío de Córcega.

Por Ricardo López Göttig

El Mediterráneo, quizás el mar en donde se ha vivido la mayor cantidad de batallas de la historia humana, viene padeciendo el azote de tormentas nacionalistas con afanes de independencia. 2017 fue el año de Cataluña, 2018 puede ser el de Córcega. Todos estos intentos de procesos de emancipación pretenden ser lineales y simples: el pretérito humano no lo es, porque es el resultado de entrecruzamientos, quiebres, desplazamientos, contextos.
En diciembre de 2017, se celebró en la isla de Córcega un plebiscito en el que se consultaba sobre la fusión de los dos departamentos, Haute-Corse y Corse-du-Sud, en una sola colectividad territorial única. El resultado fue positivo y el 2 de enero entró en funciones de la mano de las fuerzas políticas autonomistas e independentistas. Los nacionalistas ganaron en diciembre 41 de las 63 bancas de la Asamblea territorial, y eligieron al líder independentista Jean-Guy Talamoni (partido Corsica Libera) como presidente de esa cámara…

Alivio alemán, pesadilla italiana.

Por Ricardo López Göttig

Durante el pasado fin de semana, los europeos salieron de la preocupación por la formación del gobierno de Gran Coalición en Alemania, para entrar en la pesadilla italiana. 
Finalmente, tras varios meses de negociaciones con varios partidos políticos, en la República Federal Alemana se reeditará una cuarta Gran Coalición entre la Democracia Cristiana (CDU-CSU) con la socialdemocracia (SPD). Dentro del partido de centroizquierda se celebró un plebiscito, que arrojó un 66% a favor de un tercer gobierno en coalición con Angela Merkel. Desde las elecciones generales de septiembre de 2017 hasta ahora, la CDU primero intentó formar una coalición con liberales y verdes pero, dadas las grandes diferencias, viró hacia una nueva Gran Coalición con los socialdemócratas. A pesar de la resistencia interna, los afiliados dieron su visto bueno, lo que da alivio a Alemania y a la Unión Europea.
Sin embargo, el domingo también fue escenario de una rara elección parlamentaria en I…

¿Zeman otra vez? La primera vuelta de la elección presidencial checa.

Por Ricardo López Göttig

En la segunda elección presidencial por voto directo, el actual presidente Miloš Zeman compitió con otros ocho candidatos por el quinquenio 2018-2023. Los primeros mandatarios anteriores de la República Checa, Václav Havel y Václav Klaus, habían sido elegidos por el Parlamento. De extracción socialdemócrata, Miloš Zeman fue primer ministro en los años noventa en un gobierno de minoría, y que había logrado un "pacto de tolerancia" con el conservador Klaus, entonces en la oposición y su antecesor en el cargo. Luego Zeman rompió con su partido socialdemócrata ČSSD y jugó de líbero en la política checa. En 2013 se postuló a la presidencia y en la segunda vuelta compitió con el conservador Karel Schwarzenberg, un antiguo disidente amigo de Havel. En esta ocasión, Zeman recibió el apoyo de Klaus quien, además, lanzó una batería de denuestos contra Schwarzenberg por su origen austríaco, en una fuerte atmósfera de discurso antialemán. Una vez más, Klaus y Zem…