Ir al contenido principal

Trump, Romney y el 2018


Por Ricardo López Göttig

El presidente Donald Trump ha expresado su respaldo para las elecciones primarias del Partido Republicano a Mitt Romney, quien ya ha anunciado que competirá por una banca en el Senado por el Estado de Utah. Mitt Romney fue el candidato presidencial republicano frente a Barack Obama en 2012, cuando el demócrata fue por su reelección. Había sido gobernador de Massachusetts en 2003-2007, en donde demostró su capacidad como administrador en un Estado tradicionalmente inclinado a los demócratas. Sus credenciales en las esferas privada y pública lo ubicaron como un candidato fuerte, que ya había hecho su primera incursión en las primarias presidenciales republicanas en 20o8, infructuosamente, frente al más experimentado John McCain. Se desempeñó muy bien en los debates presidenciales, pero no alcanzó.
Mormón, empresario millonario, muy popular en Utah por haber organizado las olimpíadas de invierno de 2002, Mitt Romney vuelve al primer plano de la política estadounidense al buscar un curul en la cámara alta. Cuando en las primarias republicanas del 2016 comenzó a emerger la candidatura de Trump, un outsider para el partido de Lincoln y Reagan, muchos miraron hacia Romney en busca de una alternativa que pudiera detenerlo. El ex gobernador fue la cara visible del movimiento #NeverTrump, 
pero no volvió a presentarse. 
En esa curiosa coalición electoral que es el Partido Republicano, Mitt Romney es visto como uno de los moderados. Trump, tras ser electo presidente, tuvo algunas reuniones con Romney y se barajó su posibilidad de que fuera el Secretario de Estado, lo que finalmente no ocurrió. 
En noviembre se realizan las elecciones de medio término en Estados Unidos, cuando se renueva la totalidad de la Cámara de Representantes (diputados) y un tercio del Senado, además de algunas gobernaciones. Es, además, el inicio de la próxima carrera presidencial, cuando los jugadores se ubican y observan sus posibilidades. En ese contexto, Donald Trump naturalmente quiere tener un resultado electoral favorable, como lo haría cualquier primer mandatario, en busca de su reelección en 2020. ¿Es que Mitt Romney busca su revancha? Demasiado pronto para decirlo. Lo que sí es seguro, es que Romney ganará fácilmente la banca en Utah, por lo que sería una torpeza de Trump buscar un candidato alternativo. Por otro lado, Romney no confrontará con el presidente Trump, aunque sí marcará sus diferencias y su propia agenda. Los partidos políticos de Estados Unidos son dinámicos, competitivos, y los presidentes están muy lejos de tener un control férreo sobre estas agrupaciones como ocurre en otras democracias. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alivio alemán, pesadilla italiana.

Por Ricardo López Göttig

Durante el pasado fin de semana, los europeos salieron de la preocupación por la formación del gobierno de Gran Coalición en Alemania, para entrar en la pesadilla italiana. 
Finalmente, tras varios meses de negociaciones con varios partidos políticos, en la República Federal Alemana se reeditará una cuarta Gran Coalición entre la Democracia Cristiana (CDU-CSU) con la socialdemocracia (SPD). Dentro del partido de centroizquierda se celebró un plebiscito, que arrojó un 66% a favor de un tercer gobierno en coalición con Angela Merkel. Desde las elecciones generales de septiembre de 2017 hasta ahora, la CDU primero intentó formar una coalición con liberales y verdes pero, dadas las grandes diferencias, viró hacia una nueva Gran Coalición con los socialdemócratas. A pesar de la resistencia interna, los afiliados dieron su visto bueno, lo que da alivio a Alemania y a la Unión Europea.
Sin embargo, el domingo también fue escenario de una rara elección parlamentaria en I…

Pedro Sánchez, ¿el breve?

Por Ricardo López Göttig

El socialista Pedro Sánchez logró sumar los votos suficientes para que se aprobara la moción de censura a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno español, y en consecuencia sucederlo en esa magistratura. El Partido Popular, que hasta hace pocos días encabezaba Rajoy, había logrado ser la primera minoría en las elecciones de 2015 y 2016, aunque en ambas ocasiones no le alcanzaron los escaños para tener una mayoría sólida. En la segunda ocasión, con el apoyo de Ciudadanos y la Coalición Canaria, supo reunir las voluntades suficientes para alcanzar la mayoría y obtener su segundo mandato. En 2011, tras dos períodos de gobiernos del PSOE, el Partido Popular había alcanzado por sí solo la mayoría parlamentaria. En las elecciones generales de diciembre de 2015, si bien el PP se mantuvo como primera fuerza en sufragios, no le alcanzó la cantidad de escaños para formar gobierno y, en esas circunstancias, Pedro Sánchez intentó formar una coalición con Podemos y Ciuda…

Elecciones bávaras.

Por Ricardo López Göttig

En las elecciones regionales de Baviera del domingo 14 de octubre, la Unión Social Cristiana (CSU), aliada de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Angela Merkel, obtuvo la primera minoría pero deberá formar un gobierno de coalición. Desde el surgimiento de la nacionalista Alternativa para Alemania (AfD, Alternative für Deutschland) con su discurso contra los inmigrantes, corrió el eje del debate político y los socialcristianos bávaros se sintieron tentados con esa narrativa. Ya desde su posición como ministro del Interior, Horst Seehofer, líder de la CSU, ha planteado diferencias notorias con la agenda de la canciller Angela Merkel, quien además gobierna en coalición con el Partido Socialdemócrata (SPD). Este giro a la derecha, en nombre de la identidad cristiana de Baviera, no sólo no logró contener a la AfD en esa región meridional, en la que por primera vez ingresa al parlamento regional, sino que ahuyentó a parte de su base electoral, que prefirió dar sus …