Ir al contenido principal

El Waterloo de Puigdemont


Por Ricardo López Göttig

Ironías de la historia: Napoleón Bonaparte, que comenzó sus estudios militares con el afán de independizar a su Córcega natal, fue finalmente derrotado por varios ejércitos europeos en la batalla de Waterloo, tras su breve retorno como Emperador de Francia. Y es en Waterloo, Reino de Bélgica, en donde estableció su residencia el ex presidente de la comunidad autónoma de Cataluña, Carles Puigdemont. Quien intentó establecer la "República Catalana" halló refugio en una monarquía; quien supo desde el inicio de su aventura política que la Unión Europea no sostendría su ensueño, primero estuvo en Bruselas, capital administrativa de esa entidad supranacional. Los símbolos son fundamentales en política y Puigdemont lo sabe: establecer su residencia en Waterloo es reconocer su derrota definitiva. 
Ni siquiera sus propios compañeros de ruta, el Partit Demòcrata Europeu Català (PDeCAT) están dispuestos a seguir alimentando la idea de que Puigdemont sea investido presidente de la comunidad autónoma a la distancia, como si se pudiera gobernar vía skype o por twitter. La coordinadora del Partido, Marta Pascal, ha señalado que es Puigdemont quien debe aclarar si desiste o no con su candidatura, en una señal sutil del resquebrajamiento de su propia formación. Cataluña, en tanto, sigue intervenida por el gobierno nacional y, de no prosperar la elección del nuevo presidente autonómico, se deberán convocar a nuevas elecciones.
Mientras tanto, el gobierno de Mariano Rajoy quiere defender la enseñanza del castellano en las escuelas catalanas: de algún modo quiere recuperar el protagonismo perdido en esa región tras el triunfo electoral de Ciudadanos, y mostrarse activo en la unidad de España. Y es que al Partido Popular le está preocupando seriamente el crecimiento de la formación liberal, en vistas a los comicios regionales y municipales del 2019. No obstante, para que la crisis de la unidad española pueda ser superada, los tres partidos del bloque constitucional (Partido Popular, Partido Socialista Obrero Español y Ciudadanos) deberían acordar lineamientos básicos de acción frente a los desafíos separatistas, de modo de despejar las incertidumbres hacia el futuro y estabilizar las instituciones. Más allá de los movimientos tácticos de cada partido, debería trazarse una estrategia conjunta de estos tres con miras al largo plazo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El desafío de Córcega.

Por Ricardo López Göttig

El Mediterráneo, quizás el mar en donde se ha vivido la mayor cantidad de batallas de la historia humana, viene padeciendo el azote de tormentas nacionalistas con afanes de independencia. 2017 fue el año de Cataluña, 2018 puede ser el de Córcega. Todos estos intentos de procesos de emancipación pretenden ser lineales y simples: el pretérito humano no lo es, porque es el resultado de entrecruzamientos, quiebres, desplazamientos, contextos.
En diciembre de 2017, se celebró en la isla de Córcega un plebiscito en el que se consultaba sobre la fusión de los dos departamentos, Haute-Corse y Corse-du-Sud, en una sola colectividad territorial única. El resultado fue positivo y el 2 de enero entró en funciones de la mano de las fuerzas políticas autonomistas e independentistas. Los nacionalistas ganaron en diciembre 41 de las 63 bancas de la Asamblea territorial, y eligieron al líder independentista Jean-Guy Talamoni (partido Corsica Libera) como presidente de esa cámara…

Alivio alemán, pesadilla italiana.

Por Ricardo López Göttig

Durante el pasado fin de semana, los europeos salieron de la preocupación por la formación del gobierno de Gran Coalición en Alemania, para entrar en la pesadilla italiana. 
Finalmente, tras varios meses de negociaciones con varios partidos políticos, en la República Federal Alemana se reeditará una cuarta Gran Coalición entre la Democracia Cristiana (CDU-CSU) con la socialdemocracia (SPD). Dentro del partido de centroizquierda se celebró un plebiscito, que arrojó un 66% a favor de un tercer gobierno en coalición con Angela Merkel. Desde las elecciones generales de septiembre de 2017 hasta ahora, la CDU primero intentó formar una coalición con liberales y verdes pero, dadas las grandes diferencias, viró hacia una nueva Gran Coalición con los socialdemócratas. A pesar de la resistencia interna, los afiliados dieron su visto bueno, lo que da alivio a Alemania y a la Unión Europea.
Sin embargo, el domingo también fue escenario de una rara elección parlamentaria en I…

¿Zeman otra vez? La primera vuelta de la elección presidencial checa.

Por Ricardo López Göttig

En la segunda elección presidencial por voto directo, el actual presidente Miloš Zeman compitió con otros ocho candidatos por el quinquenio 2018-2023. Los primeros mandatarios anteriores de la República Checa, Václav Havel y Václav Klaus, habían sido elegidos por el Parlamento. De extracción socialdemócrata, Miloš Zeman fue primer ministro en los años noventa en un gobierno de minoría, y que había logrado un "pacto de tolerancia" con el conservador Klaus, entonces en la oposición y su antecesor en el cargo. Luego Zeman rompió con su partido socialdemócrata ČSSD y jugó de líbero en la política checa. En 2013 se postuló a la presidencia y en la segunda vuelta compitió con el conservador Karel Schwarzenberg, un antiguo disidente amigo de Havel. En esta ocasión, Zeman recibió el apoyo de Klaus quien, además, lanzó una batería de denuestos contra Schwarzenberg por su origen austríaco, en una fuerte atmósfera de discurso antialemán. Una vez más, Klaus y Zem…