Ir al contenido principal

La Gran Coalición alemana: ¿capítulo IV?


Por Ricardo López Göttig

En la República Federal Alemana se vienen alternando en el gobierno dos grandes partidos: la Democracia Cristiana (CDU) y la socialdemocracia (SPD), ambos formando coaliciones con el liberal FDP o los Verdes (Die Grünen). En el período 1966-1969 se formó, por primera vez, una Gran Coalición (Grosse Koalition) entre los democristianos y socialdemócratas, con Kurt Kiesinger como canciller. La segunda y tercera vez han sido con Angela Merkel en la cancillería federal, en los períodos 2005-2009 y 2013-2017. Durante el período 2009-2013 lo hizo en coalición con los liberales que, en los comicios del 2013, quedaron fuera del parlamento alemán (Bundestag). En las elecciones parlamentarias de 2017, la CDU y su socio bávaro CSU volvieron a mostrar que son la primera minoría, pero no les alcanzó para gobernar sin socios. En un parlamento muy fragmentado, se iniciaron largas e infructuosas negociaciones para conformar, por primera vez, la llamada "coalición Jamaica" por los colores de la bandera de la nación caribeña: la CDU (negro), los liberales FDP (amarillo) y los Verdes. En vano. 
Martin Schulz, quien en las encuestas parecía en condiciones de arrebatarle a Merkel la cancillería federal, se desinfló cuando su partido SPD perdió en comicios regionales en sus propios bastiones. Finalmente obtuvo un magro resultado, y eso llevó a decir al líder socialdemócrata que no formaría una nueva Gran Coalición con Merkel. 
Pero el surgimiento como tercera fuerza electoral de la ultranacionalista Alternativa para Alemania (Alternative für Deutschland, AfD) ha provocado un terremoto político:  ninguno de los dos grandes partidos quiere repetir comicios generales que, muy probablemente, redunden en más bancas a favor del partido antisistema. 
De allí, entonces, que Schulz comenzó nuevas y extensas negociaciones con Merkel para formar, una vez más, una Gran Coalición. Las propias bases socialdemócratas no quieren dejar el espacio de la oposición a este partido ultranacionalista, además de querer recuperar votos en un electorado que los observa con desánimo. De allí que Martin Schulz, de figura estrella pasara a ser el mariscal de la derrota, no sólo tuvo que resignar su posibilidad de ser el ministro de Relaciones Exteriores en un nuevo gobierno de coalición con Merkel, sino que además debe abandonar el cargo de secretario de su propio partido. 
Angela Merkel, por su lado, resignó ministerios importantes a los socialdemócratas: Relaciones Exteriores, Finanzas y Trabajo. La agenda aceptada tiene más de socialdemócrata que de su propio partido. El enojo, pues, llega también a la canciller federal por primera vez en mucho tiempo.
El 4 de marzo, los afiliados socialdemócratas votarán a favor o en contra de este ¿capítulo IV? de la Gran Coalición. Merkel, ante la incertidumbre, anunció que podría gobernar en minoría, algo insólito en la política germana. Y es que la Unión Europea en general, y Francia en particular, están esperando la formación de un gobierno estable en la locomotora económica del continente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El desafío de Córcega.

Por Ricardo López Göttig

El Mediterráneo, quizás el mar en donde se ha vivido la mayor cantidad de batallas de la historia humana, viene padeciendo el azote de tormentas nacionalistas con afanes de independencia. 2017 fue el año de Cataluña, 2018 puede ser el de Córcega. Todos estos intentos de procesos de emancipación pretenden ser lineales y simples: el pretérito humano no lo es, porque es el resultado de entrecruzamientos, quiebres, desplazamientos, contextos.
En diciembre de 2017, se celebró en la isla de Córcega un plebiscito en el que se consultaba sobre la fusión de los dos departamentos, Haute-Corse y Corse-du-Sud, en una sola colectividad territorial única. El resultado fue positivo y el 2 de enero entró en funciones de la mano de las fuerzas políticas autonomistas e independentistas. Los nacionalistas ganaron en diciembre 41 de las 63 bancas de la Asamblea territorial, y eligieron al líder independentista Jean-Guy Talamoni (partido Corsica Libera) como presidente de esa cámara…

Alivio alemán, pesadilla italiana.

Por Ricardo López Göttig

Durante el pasado fin de semana, los europeos salieron de la preocupación por la formación del gobierno de Gran Coalición en Alemania, para entrar en la pesadilla italiana. 
Finalmente, tras varios meses de negociaciones con varios partidos políticos, en la República Federal Alemana se reeditará una cuarta Gran Coalición entre la Democracia Cristiana (CDU-CSU) con la socialdemocracia (SPD). Dentro del partido de centroizquierda se celebró un plebiscito, que arrojó un 66% a favor de un tercer gobierno en coalición con Angela Merkel. Desde las elecciones generales de septiembre de 2017 hasta ahora, la CDU primero intentó formar una coalición con liberales y verdes pero, dadas las grandes diferencias, viró hacia una nueva Gran Coalición con los socialdemócratas. A pesar de la resistencia interna, los afiliados dieron su visto bueno, lo que da alivio a Alemania y a la Unión Europea.
Sin embargo, el domingo también fue escenario de una rara elección parlamentaria en I…

¿Zeman otra vez? La primera vuelta de la elección presidencial checa.

Por Ricardo López Göttig

En la segunda elección presidencial por voto directo, el actual presidente Miloš Zeman compitió con otros ocho candidatos por el quinquenio 2018-2023. Los primeros mandatarios anteriores de la República Checa, Václav Havel y Václav Klaus, habían sido elegidos por el Parlamento. De extracción socialdemócrata, Miloš Zeman fue primer ministro en los años noventa en un gobierno de minoría, y que había logrado un "pacto de tolerancia" con el conservador Klaus, entonces en la oposición y su antecesor en el cargo. Luego Zeman rompió con su partido socialdemócrata ČSSD y jugó de líbero en la política checa. En 2013 se postuló a la presidencia y en la segunda vuelta compitió con el conservador Karel Schwarzenberg, un antiguo disidente amigo de Havel. En esta ocasión, Zeman recibió el apoyo de Klaus quien, además, lanzó una batería de denuestos contra Schwarzenberg por su origen austríaco, en una fuerte atmósfera de discurso antialemán. Una vez más, Klaus y Zem…