Ir al contenido principal

Zeman y Babiš contra los fantasmas.


Por Ricardo López Göttig

Europa y sus fantasmas, siempre dando vueltas. Los europeos que buscan encontrar lo que les da el sentido a su nacionalidad: lengua, costumbres, tradición, comunidad, voluntad, lazos de sangre, herencia, religión, biología... La campaña presidencial de Zeman, el actual mandatario checo, entra en ese difícil terreno. "Alto a los inmigrantes y a Drahoš. ¡Este país es nuestro! ¡Vote Zeman", reza este aviso de los "Amigos de Miloš Zeman", a una semana de la segunda vuelta. Una vez más, el extranjero es identificado como ese sujeto peligroso, desconocido, al que hay que detener. Una vez más, Zeman recurre a un discurso descalificador para exhibirse como lo menos malo ante la irrupción de lo que viene de afuera.
Es cierto que los checos desarrollaron su concepto de nacionalidad en una época de profundos cambios, cuando estaban bajo el dominio austríaco. Así, la posesión y renacimiento de la lengua checa fue uno de los objetivos de los nacionalistas durante el siglo XIX, descartando al alemán como vehículo de comunicación. Tras obtener la independencia en octubre de 1918, Checoslovaquia fue la unión de dos pueblos, checos y eslovacos, para frenar los deseos irredentistas de alemanes y húngaros en su propio territorio. Al finalizar la segunda guerra mundial, los tres millones de alemanes residentes en Checoslovaquia fueron expulsados. Paradojalmente, la homogeneidad étnica checa fue un resultado de esa conflagración planetaria.
La campaña de Zeman se apuntala en uno de los miedos que recorren al viejo continente. Es una bofetada a un pasado reciente, cuando miles de checos y eslovacos fueron recibidos como asilados políticos durante la guerra fría en Canadá, Francia, Alemania, Austria, Italia... Todas las elecciones europeas se tiñen de ese color: cómo contener las oleadas migratorias, sobre todo a partir de las guerras de Siria y Libia.
Zeman sostiene al gobierno minoritario de Andrej Babiš, primer ministro en funciones que esta semana no logró obtener la mayoría suficiente en el Parlamento, cosechando sólo los 78 votos de su propio partido, en una cámara baja con doscientos miembros. Babiš, empresario y político, es fuertemente objetado por haber recibido subsidios de la Unión Europea para sus empresas mientras era ministro de finanzas, pero recuperó la inmunidad tras las últimas elecciones. Zeman y Babiš se necesitan mutuamente para sobrevivir en el paisaje político checo: Zeman no tiene partido propio, Babiš precisa que Zeman le extienda por otro mes más que esté al frente del gobierno, buscando tejer una coalición que, aparentemente, le resultará esquiva.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El desafío de Córcega.

Por Ricardo López Göttig

El Mediterráneo, quizás el mar en donde se ha vivido la mayor cantidad de batallas de la historia humana, viene padeciendo el azote de tormentas nacionalistas con afanes de independencia. 2017 fue el año de Cataluña, 2018 puede ser el de Córcega. Todos estos intentos de procesos de emancipación pretenden ser lineales y simples: el pretérito humano no lo es, porque es el resultado de entrecruzamientos, quiebres, desplazamientos, contextos.
En diciembre de 2017, se celebró en la isla de Córcega un plebiscito en el que se consultaba sobre la fusión de los dos departamentos, Haute-Corse y Corse-du-Sud, en una sola colectividad territorial única. El resultado fue positivo y el 2 de enero entró en funciones de la mano de las fuerzas políticas autonomistas e independentistas. Los nacionalistas ganaron en diciembre 41 de las 63 bancas de la Asamblea territorial, y eligieron al líder independentista Jean-Guy Talamoni (partido Corsica Libera) como presidente de esa cámara…

Alivio alemán, pesadilla italiana.

Por Ricardo López Göttig

Durante el pasado fin de semana, los europeos salieron de la preocupación por la formación del gobierno de Gran Coalición en Alemania, para entrar en la pesadilla italiana. 
Finalmente, tras varios meses de negociaciones con varios partidos políticos, en la República Federal Alemana se reeditará una cuarta Gran Coalición entre la Democracia Cristiana (CDU-CSU) con la socialdemocracia (SPD). Dentro del partido de centroizquierda se celebró un plebiscito, que arrojó un 66% a favor de un tercer gobierno en coalición con Angela Merkel. Desde las elecciones generales de septiembre de 2017 hasta ahora, la CDU primero intentó formar una coalición con liberales y verdes pero, dadas las grandes diferencias, viró hacia una nueva Gran Coalición con los socialdemócratas. A pesar de la resistencia interna, los afiliados dieron su visto bueno, lo que da alivio a Alemania y a la Unión Europea.
Sin embargo, el domingo también fue escenario de una rara elección parlamentaria en I…

¿Zeman otra vez? La primera vuelta de la elección presidencial checa.

Por Ricardo López Göttig

En la segunda elección presidencial por voto directo, el actual presidente Miloš Zeman compitió con otros ocho candidatos por el quinquenio 2018-2023. Los primeros mandatarios anteriores de la República Checa, Václav Havel y Václav Klaus, habían sido elegidos por el Parlamento. De extracción socialdemócrata, Miloš Zeman fue primer ministro en los años noventa en un gobierno de minoría, y que había logrado un "pacto de tolerancia" con el conservador Klaus, entonces en la oposición y su antecesor en el cargo. Luego Zeman rompió con su partido socialdemócrata ČSSD y jugó de líbero en la política checa. En 2013 se postuló a la presidencia y en la segunda vuelta compitió con el conservador Karel Schwarzenberg, un antiguo disidente amigo de Havel. En esta ocasión, Zeman recibió el apoyo de Klaus quien, además, lanzó una batería de denuestos contra Schwarzenberg por su origen austríaco, en una fuerte atmósfera de discurso antialemán. Una vez más, Klaus y Zem…