Ir al contenido principal

Tadeusz Mazowiecki, 1927-2013.

El 28 de octubre del 2013 falleció Tadeusz Mazowiecki, uno de los protagonistas de la transición a la democracia liberal en Polonia a fines de los años ochentas.
Se unió a los reclamos de los obreros de los astilleros en Gdańsk, en agosto de 1980, donde nació el sindicato Solidaridad que puso en jaque al régimen socialista durante un decenio. De formación jurídica, se dedicó al periodismo y su pensamiento y actuación política tuvieron una fuerte impronta católica.
Fue uno de los asesores más cercanos a la gran figura de la disidencia polaca, el obrero electricista Lech Wałęsa, y fue detenido durante un año cuando el general Wojciech Jaruzelski aplicó la ley marcial. Tras ser liberado, continuó ejerciendo el periodismo en la clandestinidad y fue uno de los artífices del resurgimiento de Solidaridad en 1988, así como uno de los participantes en la Mesa Redonda que llevó a las elecciones semilibres del 4 de junio de 1989 para renovar un tercio del Parlamento (Sejm) y la totalidad del Senado que se restauraba.
En esos comicios históricos, que marcaron el inicio manifiesto del derrumbe del socialismo real en Europa Oriental, Solidaridad ganó todas las bancas del Sejm y 99 de los cien escaños de la Cámara Alta. Si bien el comunismo polaco y sus partidos satélites seguían conservando los dos tercios restantes, el general Jaruzelski comprendió que el primer ministro debía ser de Solidaridad: esa función, pues, fue ofrecida a Tadeusz Mazowiecki.
El nuevo jefe de Gobierno encaminó a Polonia, desde agosto de 1989, hacia una transición decidida hacia la democracia liberal y la economía de mercado. Su ministro de economía, Leszek Balcerowicz, fue acremente cuestionado por la velocidad que le imprimió a la desregulación y desmonopolización, que dispararon todos los precios y significaron el quiebre de muchas empresas improductivas. No obstante, hoy muchos analistas coinciden en que la celeridad y decisión de aquellos años fueron los cimientos de la prosperidad posterior. Estas políticas, incomprensibles para muchos polacos de entonces, le costaron la popularidad a Mazowiecki que, cuando se postuló para presidente de Polonia de noviembre de 1990, quedó tercero -18% de los sufragios- en las preferencias tras Lech Wałęsa -primero con el 40%- y el empresario polaco emigrado, Stanisław Tymiński, segundo, con 23%, en la primera vuelta. En la segunda de diciembre, sí, ganó Wałęsa con el 74%.
Por estos resultados adversos, Mazowiecki presentó su renuncia como primer ministro y fue aceptada por el Sejm. Si bien siguió como parlamentario en los años posteriores, su actuación más relevante fue en el escenario internacional como enviado de la ONU a Bosnia durante los años de la guerra de Yugoslavia, función a la que renunció en 1995 por la inacción de la comunidad mundial frente a la masacre de Srebrenica.
En años posteriores fue parlamentario de Unión por la Libertad y uno de los fundadores del Partido Democrático.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El desafío de Córcega.

Por Ricardo López Göttig

El Mediterráneo, quizás el mar en donde se ha vivido la mayor cantidad de batallas de la historia humana, viene padeciendo el azote de tormentas nacionalistas con afanes de independencia. 2017 fue el año de Cataluña, 2018 puede ser el de Córcega. Todos estos intentos de procesos de emancipación pretenden ser lineales y simples: el pretérito humano no lo es, porque es el resultado de entrecruzamientos, quiebres, desplazamientos, contextos.
En diciembre de 2017, se celebró en la isla de Córcega un plebiscito en el que se consultaba sobre la fusión de los dos departamentos, Haute-Corse y Corse-du-Sud, en una sola colectividad territorial única. El resultado fue positivo y el 2 de enero entró en funciones de la mano de las fuerzas políticas autonomistas e independentistas. Los nacionalistas ganaron en diciembre 41 de las 63 bancas de la Asamblea territorial, y eligieron al líder independentista Jean-Guy Talamoni (partido Corsica Libera) como presidente de esa cámara…

Alivio alemán, pesadilla italiana.

Por Ricardo López Göttig

Durante el pasado fin de semana, los europeos salieron de la preocupación por la formación del gobierno de Gran Coalición en Alemania, para entrar en la pesadilla italiana. 
Finalmente, tras varios meses de negociaciones con varios partidos políticos, en la República Federal Alemana se reeditará una cuarta Gran Coalición entre la Democracia Cristiana (CDU-CSU) con la socialdemocracia (SPD). Dentro del partido de centroizquierda se celebró un plebiscito, que arrojó un 66% a favor de un tercer gobierno en coalición con Angela Merkel. Desde las elecciones generales de septiembre de 2017 hasta ahora, la CDU primero intentó formar una coalición con liberales y verdes pero, dadas las grandes diferencias, viró hacia una nueva Gran Coalición con los socialdemócratas. A pesar de la resistencia interna, los afiliados dieron su visto bueno, lo que da alivio a Alemania y a la Unión Europea.
Sin embargo, el domingo también fue escenario de una rara elección parlamentaria en I…

¿Zeman otra vez? La primera vuelta de la elección presidencial checa.

Por Ricardo López Göttig

En la segunda elección presidencial por voto directo, el actual presidente Miloš Zeman compitió con otros ocho candidatos por el quinquenio 2018-2023. Los primeros mandatarios anteriores de la República Checa, Václav Havel y Václav Klaus, habían sido elegidos por el Parlamento. De extracción socialdemócrata, Miloš Zeman fue primer ministro en los años noventa en un gobierno de minoría, y que había logrado un "pacto de tolerancia" con el conservador Klaus, entonces en la oposición y su antecesor en el cargo. Luego Zeman rompió con su partido socialdemócrata ČSSD y jugó de líbero en la política checa. En 2013 se postuló a la presidencia y en la segunda vuelta compitió con el conservador Karel Schwarzenberg, un antiguo disidente amigo de Havel. En esta ocasión, Zeman recibió el apoyo de Klaus quien, además, lanzó una batería de denuestos contra Schwarzenberg por su origen austríaco, en una fuerte atmósfera de discurso antialemán. Una vez más, Klaus y Zem…