Ir al contenido principal

La elección presidencial en Georgia.

El domingo 27 de octubre se celebraron elecciones presidenciales en la República de Georgia, país del atribulado Cáucaso, una de las antiguas repúblicas socialistas soviéticas.
El presidente Mijail Saakashvili termina el segundo mandato, imposibilitado de aspirar a un tercero. 
El candidato respaldado por el primer ministro Ivanishvili, Georgi Margvelashvili, un antiguo rector de la Universidad, habría alcanzado dos tercios de los sufragios, seguido por el aspirante del Movimiento Nacional Unido, David Bakradze, con aproximadamente el 20%.
El año pasado se modificó el régimen presidencialista por uno parlamentario, por lo que el centro de gravedad político se trasladó a la figura del primer ministro. Pero lo importante de este cambio es si tendrá incidencia en la orientación internacional de la República de Georgia, ya que durante el decenio protagonizado por Saakashvili -la gran figura de la revolución de las rosas contra el régimen de Edvard Shevardnadze- se aproximó significativamente hacia Occidente, la OTAN y la Unión Europea. Por un lado, en el 2008 el presidente Saakashvili intentó infructuosamente recuperar el control por medio de las armas de dos regiones, Abjazia y Osetia del Sur, ambas sostenidas por la Federación de Rusia. Esta aventura fue un fracaso, y la Federación de Rusia reconoce la independencia de estas dos regiones, a la vez que las preserva fuera de Georgia gracias a su ejército.

Asimismo, para Occidente este país es importante como ruta de tránsito de los oleoductos que parten desde Azerbaiyán hacia el Mar Negro, por lo que un cambio hacia una posición pro-Moscú significaría problemas para una de sus fuentes de abastecimiento y el aislamiento de Azerbaiyán.
En los próximos días, el primer ministro Ivanishvili anunciaría su renuncia, por lo que la coalición Sueño Georgiano debería elegir un nuevo jefe de gobierno.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La elección de Emmanuel Macron

El joven candidato Emmanuel Macron, que no pertenece a ninguna de las dos grandes familias de partidos democráticos de Francia, resultó ser el más votado en la primera vuelta de la elección presidencial. Tras él, disputándole el ballottage, está Marine Le Pen, del ultranacionalista y antieuropeísta Frente Nacional. El tercero fue François Fillon, candidato conservador de Los Republicanos –neogaullistas-, cuarto fue Jean-Luc Mélenchon y, en una quinta posición el socialista Benoît Hamon. El ascenso de Macron se debe, en gran medida, a que los candidatos más centristas de Los Republicanos y del Partido Socialista quedaron desplazados en las primarias celebradas en ambos partidos. Entre los conservadores, el candidato más centrista era Alain Juppé, ex primer ministro y actual alcalde de Bordeaux. Su principal rival era el ex presidente Nicolas Sarkozy pero, contra todos los pronósticos, fue François Fillon quien logró ganar ante Juppé en la segunda vuelta de la primaria, con un discurso d…

El eje Merkel-Macron

Lunes 15 de mayo de 2017: Emmanuel Macron viajó a Berlín para reunirse con la canciller Angela Merkel, en su primer día en la primera magistratura. Es evidente que el presidente galo conoce bien el lenguaje de lo simbólico, al exponer su deseo de que el eje París-Berlín se afiance en medio de tantos terremotos para la Unión Europea. Se remontan a la alianza entre De Gaulle y Konrad Adenauer después de la segunda guerra mundial, como señal de los nuevos tiempos que nacían tras dos conflagraciones de alcance planetario. Y si sumamos la guerra franco-prusiana de 1870, fueron tres los conflictos armados entre ambas naciones en menos de una centuria. Viejos y exhaustos rivales, alemanes y franceses tomaron conciencia de los horrores de la guerra, de las heridas que nunca terminaban de cerrar, y de que el centro político y económico se desplazaba hacia otros países que emergían victoriosos de las cenizas de 1945: los Estados Unidos, al otro lado del Atlántico, y la Unión Soviética, el balua…

Donald Trump en Medio Oriente.

El presidente Donald Trump, en su gira por Medio Oriente, dejó en el olvido sus proclamas antiislámicas y, particularmente, contra Arabia Saudí durante la campaña electoral de 2016. El régimen saudí también lo hizo. Fue más fuerte el compromiso de compra de armamentos por valor de 110.000 millones de dólares en diez años, adquisición que servirá para esta monarquía absoluta del Golfo Pérsico como elemento disuasivo frente a la República Islámica de Irán, un enemigo que tiene en común con el Estado de Israel. Una cifra que supera a la ya considerable de 38.000 millones de dólares de ayuda militar de Estados Unidos al Estado de Israel, rubricado por el entonces presidente Obama en septiembre de 2016.
Tras la primera guerra mundial, en el mundo árabe -hasta entonces mayormente sometido por el moribundo Imperio Otomano- se desarrolló la idea de unificarse en un solo Estado con la monarquía como forma de gobierno. Esta promesa se diluyó cuando amplios territorios de población árabe fueron o…