Ir al contenido principal

Pedro Sánchez, ¿el breve?


Por Ricardo López Göttig

El socialista Pedro Sánchez logró sumar los votos suficientes para que se aprobara la moción de censura a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno español, y en consecuencia sucederlo en esa magistratura. El Partido Popular, que hasta hace pocos días encabezaba Rajoy, había logrado ser la primera minoría en las elecciones de 2015 y 2016, aunque en ambas ocasiones no le alcanzaron los escaños para tener una mayoría sólida. En la segunda ocasión, con el apoyo de Ciudadanos y la Coalición Canaria, supo reunir las voluntades suficientes para alcanzar la mayoría y obtener su segundo mandato. En 2011, tras dos períodos de gobiernos del PSOE, el Partido Popular había alcanzado por sí solo la mayoría parlamentaria. En las elecciones generales de diciembre de 2015, si bien el PP se mantuvo como primera fuerza en sufragios, no le alcanzó la cantidad de escaños para formar gobierno y, en esas circunstancias, Pedro Sánchez intentó formar una coalición con Podemos y Ciudadanos, las dos alternativas emergentes frente al bipartidismo. No obstante, tampoco lo logró y debieron convocarse nuevos comicios en junio de 2016. Estos arrojaron números más holgados: el PP siguió siendo la primera minoría, aunque sumando bancas; el PSOE retrocedió a su mínimo histórico, nuevamente con Pedro Sánchez a la cabeza. Podemos, unido a Izquierda Unida con el nuevo rótulo de "Unidos Podemos", no logró apoderarse del espacio de la izquierda, en tanto que Ciudadanos redujo su representación parlamentaria. 
Esta legislatura finaliza en 2020 y, hasta hace pocas semanas atrás, pocos suponían que Mariano Rajoy habría de ser despedido de su cargo dentro del marco constitucional.
Está claro que Pedro Sánchez es un presidente legal, dentro de lo establecido por el marco jurídico, pero su posición es endeble y se le hará difícil agotar esta legislatura. Su gabinete tiene figuras del PSOE e independientes, pero no de los socios circunstanciales que consiguió para remover al Partido Popular. La moción de censura sumó a Podemos, a los partidos regionales y al independentismo catalán, pero no es un conglomerado coherente y que pueda perdurar. En su afán por lograr un resultado político inmediato, llega a la presidencia del Gobierno, pero esta aventura puede significar su derrota más o menos próxima si no la convalida en las urnas. Así lo reclama, hoy, el partido Ciudadanos, al que las encuestas venían señalando como el favorito en el escenario nacional. El Partido Popular entra en una etapa de definición de su nuevo líder partidario, y las miradas apuntan, una vez más, al bastión gallego, en la figura de su actual presidente regional Alberto Núñez Feijóo. 
Sánchez puede intentar llegar a 2020, aunque antes tendrá la cita de elecciones locales en 2019, en donde deberá medir el pulso con sus rivales. Ha demostrado, una y otra vez, su capacidad de reinventarse y vencer a sus rivales internos. ¿Le alcanza para desplegar un gobierno duradero? ¿Esperará a que pase el verano boreal para convocar a nuevos comicios, ya asentado en la presidencia? 
Sea como fuere, por un lado debe transmitir señales de que España mantendrá su equilibrio macroeconómico y el crecimiento, a la vez que satisfacer expectativas y mantener en calma a las fuerzas que dejó libres al abrir la caja de Pandora.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El desafío de Córcega.

Por Ricardo López Göttig

El Mediterráneo, quizás el mar en donde se ha vivido la mayor cantidad de batallas de la historia humana, viene padeciendo el azote de tormentas nacionalistas con afanes de independencia. 2017 fue el año de Cataluña, 2018 puede ser el de Córcega. Todos estos intentos de procesos de emancipación pretenden ser lineales y simples: el pretérito humano no lo es, porque es el resultado de entrecruzamientos, quiebres, desplazamientos, contextos.
En diciembre de 2017, se celebró en la isla de Córcega un plebiscito en el que se consultaba sobre la fusión de los dos departamentos, Haute-Corse y Corse-du-Sud, en una sola colectividad territorial única. El resultado fue positivo y el 2 de enero entró en funciones de la mano de las fuerzas políticas autonomistas e independentistas. Los nacionalistas ganaron en diciembre 41 de las 63 bancas de la Asamblea territorial, y eligieron al líder independentista Jean-Guy Talamoni (partido Corsica Libera) como presidente de esa cámara…

Alivio alemán, pesadilla italiana.

Por Ricardo López Göttig

Durante el pasado fin de semana, los europeos salieron de la preocupación por la formación del gobierno de Gran Coalición en Alemania, para entrar en la pesadilla italiana. 
Finalmente, tras varios meses de negociaciones con varios partidos políticos, en la República Federal Alemana se reeditará una cuarta Gran Coalición entre la Democracia Cristiana (CDU-CSU) con la socialdemocracia (SPD). Dentro del partido de centroizquierda se celebró un plebiscito, que arrojó un 66% a favor de un tercer gobierno en coalición con Angela Merkel. Desde las elecciones generales de septiembre de 2017 hasta ahora, la CDU primero intentó formar una coalición con liberales y verdes pero, dadas las grandes diferencias, viró hacia una nueva Gran Coalición con los socialdemócratas. A pesar de la resistencia interna, los afiliados dieron su visto bueno, lo que da alivio a Alemania y a la Unión Europea.
Sin embargo, el domingo también fue escenario de una rara elección parlamentaria en I…

¿Zeman otra vez? La primera vuelta de la elección presidencial checa.

Por Ricardo López Göttig

En la segunda elección presidencial por voto directo, el actual presidente Miloš Zeman compitió con otros ocho candidatos por el quinquenio 2018-2023. Los primeros mandatarios anteriores de la República Checa, Václav Havel y Václav Klaus, habían sido elegidos por el Parlamento. De extracción socialdemócrata, Miloš Zeman fue primer ministro en los años noventa en un gobierno de minoría, y que había logrado un "pacto de tolerancia" con el conservador Klaus, entonces en la oposición y su antecesor en el cargo. Luego Zeman rompió con su partido socialdemócrata ČSSD y jugó de líbero en la política checa. En 2013 se postuló a la presidencia y en la segunda vuelta compitió con el conservador Karel Schwarzenberg, un antiguo disidente amigo de Havel. En esta ocasión, Zeman recibió el apoyo de Klaus quien, además, lanzó una batería de denuestos contra Schwarzenberg por su origen austríaco, en una fuerte atmósfera de discurso antialemán. Una vez más, Klaus y Zem…